Salir de si, es salir de casa; es ponerse a ser otro, en un país que uno mismo funda, escribe y establece.

Uno siempre tiene que empezar de cero, es importante tener una cierta incertidumbre, por momentos solo hay conexiones novedosas y en otros todo queda en un terreno llano y seco. No se avanza, son momentos, por más que se pueda retroceder en instantes de dudas o de desastres ya que nunca se esta seguro del todo. Uno avanza relativamente. Pero siempre se mantiene un movimiento.

El camino lleva a buscar el margen, otras opciones se bifurcan, se dividen, otros estallan, levanta polvo tras su explosión, se realiza una apertura a nuevas posibilidades. Enrredar en vez de romper, darle vueltas a paréntesis necesarios para poder andar. La esencial soledad es necesaria ante la vida cotidiana, estamos seguros de la dificultad que implica estar concentrado en lugar de ser hipnotizado por ese monologo constante, vivir una ausencia total de hipocresía, construir una maquina en la mirada, que vea y sienta donde todo lo que parece árido y falto de esperanza. “La tarea de la buena escritura es darle calma a los perturbados y perturbar a los calmados”decía David Foster Wallace. Después de todo esa forma de decir esa la forma de retener ese momento de elevación, no de superioridad si no de placer que solo dura unos instantes y luego se va. Alejarse del filtro de cumplimiento ante el otro, en un proceso de rendimiento donde se obedece a una sociedad positiva sin errores o imperfectos. Hoy la toxicidad hace que cualquier cristal estalle en pedazos, no nos acompañamos, esperamos el tiempo suficiente en silencio para entender que en esa otredad es donde existe el camino. La otredad necesidad brillar con su luz propia sin que ello nos moleste. Es una necesidad de espacio y tiempo, para poder ser.

Leer detenidamente requiere decir que en la contemporaneidad se asume la actitud de un desvalido o superior en vez de leerlo de manera individual, mirar sin condescendencia el pasado, ver que en realidad no se ha mejorado nada que aun seguimos en lo mismo. Desprenderse de un contexto, de la bibliografía y las listas. Esos aparatos críticos son estériles mientras los aprendices se pierden a la oportunidad de creación o comprensión del sentido que tienen los textos antes, ahora y en el futuro. Solo hay que permitirse estar entregándose a si mismo en la practica constante. El amor te transforma en ti mismo, escribir del amor y estar enamorado, son solo unos fragmentos del discurso, de ese instante donde se transforma en uno mismo hacia una vida nueva que no morirá, siempre trascenderá lo que es en ocasiones puede ser agotador.

Estamos buscando formas de decir el presente, contemplar el arco y el drama de cada día en el que todas o muchas de las incertidumbres nos hacen pasar el tiempo de otra forma. Entre esto tenemos letras en común. “mi proyecto … es multiplicar por todas partes, o bien en todos los lugares donde sea posible, las ocasiones de sublevarse no forzosamente ni siempre bajo la forma común, con quince millones de personas en las calles. Uno siempre se puede sublevar contra un tipo de relación familiar, personal, amorosa, sexual. Uno puede sublevarse contra una forma de pedagogía, uno puede sublevarse contra un tipo de información” decía Michel Foucault. 

“Ahora estoy solo. Completamente solo, no.

todavía delante de mi esta es la idea que aguarda”. J.P. Sartre.

Publicado por

ESCACHAR

Blog de pensamiento crítico, feminismo, periodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s