No quiero sus derechos.

La historia, la forma de relacionarnos nos ha determinado y construido un proyecto histórico de las cosas, del mundo y lo relevante frente a lo humano. En este proceso diversos factores tienen mucho que ver cómo la cultura, el deber ser de quienes tienen el poder, eso que llaman verdad que hoy se cae a pedazos, y carece de toda veracidad al ver que siempre ha sido muy chato el margen del poder ser, frente al deber ser. He comprendido que la vida que yo quiero es la que yo mismo decida construir. Desde la utopía ya se idealiza el diseño soñado de la vida en sociedad, desde quienes son los sujetos de los derechos que hoy tantos defienden, pero a los que solo unos tienen acceso unos pocos. Y parece que tienen un cuerpo y género determinado.

Como humanos necesitamos de vínculos para sobrevivir y desarrollarnos, necesitamos del otro para aprender, tanto para reconocerme como para interpelarme y decir no con toda razón según el caso, o si complemente convencido y seguro, es uno de los derechos que tenemos. Por ende pareciera que esta ola de derechos nos uniforma, claro que los derechos son el  mínimo de dignidad y respeto a la vida no solo humana, si no  a la existencia misma, ya el ser consciente y desarrollar estrategias para su reproducción y dignidad, es una destreza para que unos tengan el derechos que antes fue exclusivo de un explotador, violador, asesino y téngase cristiano.

Parece que para ser digno de derechos debo parecerme a un sujeto que se inventó los derechos hace muchos años, creo que hace falta re plantearse que también tengo derecho a reconocerme en mi diferencia y que esta diferencia se reconozca con el mismo respeto ante los demás como las suyas son ante muchos.

La narrativa histórica está llena de mitos, ya que la historia se va reconstruyendo constantemente, o porque Castilla lo que hoy conocemos como España, no utilizo la palabra colonización, o conquista en los años 1400. O como en 1600 no decían cacerías de brujas si no el cumplimiento de la ley  clerical feudal. Cómo hoy creen que para mí un derecho sea parecerme a esos hombres blancos que escribieron las leyes e hicieron la base de  los Estados. De los que no hacen parte los indígenas, negros, criollos, maricas y travestis Ellos mismos vienen a administrar la riqueza de esa pobre especie incapaz de hacer algo bien. Hay un problema fundacional, ya que se continúa una ruptura del mundo comunal a uno colonial. De uno colectivo a  uno divido en quienes son los cristianos, sabios, dignos de familia, acceso a la educación y trabajo. Los de buenas prácticas como la monogamia frente a esos salvajes que sabían vivir en comunidad y respetar la madre tierra haciendo orgias para que la cosecha llegara.

Lo que vivimos hoy es un cansancio de las políticas patriarcales, el desgaste de la política patriarcal ha generado fracasos precisamente en ese acceso a los derechos. La identidad y la cultura no es un catálogo repetitivo de costumbres o modas, desde los caciques, desde ese, así lo quiso Dios, o Buda, o Jesús o Satán, cuántos hombres de por dios como para tener una expresión acorde ese rito del padre, el hijo y el espirito santo siempre macho. Como esto definitivamente tiene un efecto o una incidencia  en el comportamiento de los líderes y las pocas lideresas a lo largo de la historia conocida como verdad.

Esto hace que la primera mujer lesbiana que llega a un cargo de alcaldesa de un país católico a la fuerza, hace más de 29 años, tenga que casarse de blanco reproduciendo todo el rito del matrimonio, la institución de la familia, la virginidad, el vestido blanco y hasta el binarismo de género en el mundo gay, ya que una usa vestido y cabello largo y la otra el cabello corto y traje, que modelo de derecho a ser gay es el que quiere reproducir, el que se casa ante la iglesia y el Estado que hace siglos nos quemaban vivos, que reconocía como inmorales e impuras nuestras decisiones sexuales, ese modelo gay consumista que busca comprar vidas, crear hijos en laboratorios clínicos, para parecerme al modelo de familia tradicional. Entender cómo eso que nos enseñan como normal sigue influyendo en algo tan trasgresor como una mujer lesbiana en el poder en un país patriarcal.

frase-en-todos-los-tiempos-y-probablemente-en-todas-las-culturas-la-sexualidad-ha-sido-integrada-a-un-michel-foucault-194635

No quiero tener el hijo de un derecho que quieren violar.

Publicado por

ESCACHAR

Blog de pensamiento crítico, feminismo, periodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s