Reafirmarnos cuántas veces sea necesario

Entre largos silencios solo se acumula rabia en mi interior. Ya siento que no merecen más mi razón. Ya no soporto más esa situación donde los poderosos siempre tienen la decisión, nos borran la cabeza, nos quieren siempre en blanco, sin objeción, sin algún cuestionamiento a sus gritos destemplados. Nos roban los mejores años de nuestra de vida, nos quieren sin nada vacíos de mente, solo quieren que defendamos sus intereses olvidando quienes somos o qué podemos ser, quizá para nada mejores si no diferentes a eso que todos adoran y que no los deja ver cómo me siento hoy.

Para que todo tan arreglado y preparado, para que tanto amor desmesurado. Aún no entiendo porque todo lo esconden como si fuera un secreto important1e, en esos pactos de silencio se es cómplice del patriarcado, se finge que no molesta, que no irrita y por el contrario se reproduce, se come callado y se aguanta como se nos ha enseñado.
Esa ceguera conveniente dónde reposa su recorrido, su largo camino de logros que sólo tiene sentido ante a un sistema opresivo que lo volvió un individuo, un consumidor un producto de sí mismo. Lejano de aquellos seres sentipensantes que siguen siendo la utopía feminista del mañana.

Solo con lágrimas encuentro la fluidez para que salgan las palabras, la rabia es mi principal fuente de inspiración y motor de creación. Ya no importa si son las 3 o las 5 pues no vivo como quisiera si no cómo me toca, por un montón de deudas e imposiciones que ninguno aquí busco pero si heredó de esa consciencia corrupta colombiana que grita más fuerte un gol o un huevón que una injusticia. “De corazones de alquiler y cerebros talla s, dónde están vacías las mentes y llenos los bares”.
Nos impusieron la mentalidad de los dueños, de los patrones, los poderosos, de esos pocos adinerados. Para alejarnos y distraernos. Para hacernos pelear. Primero tenemos que entender que es su juego, no creemos dependencias, nos debemos hacer lazos o nexos que requieran una relación jerárquica, préstamos, beneficios que luego puedan ser costos. La cuestión es que ¿ A qué precio se accede a un derecho en momentos como estos? cómo el comportamiento normaliza el castigo, la falta a la producción, a la inversión, la falta de reproducción a la ganancia y no a la parte humana, a profundizar en otras experiencias dónde cada uno es fuente infinita de mundo de posibilidades, de característica particulares positivas o negativas pero propias que marcan una experiencia en el mundo. Una mirada sobre el mismo y su pasado. Quizá de cómo poder aportar desde su actos ha que sea mejor no solo para él sí no para el resto de especies del mundo, cuando nos creemos dueños de todo, vigilantes y conocedores de la verdad.
Ven una generación cómo otra más, que nada hará pues esto seguirá igual si seguimos pensando de la misma manera. Ya no siento necesarias búsquedas, recetas o fórmulas. Ya no creo en entender a nadie que no se permita ver más allá . Ya casi que no creo en nada por eso mismo. Solo en un gato negro que me sigue y me empuja para saber si sigo ahí.

Reafirmarnos que en el cambio, en soltar, en ser liviano, en no traer maletas, no tener de más… en volarse la cabeza, es crear ese lugar donde nadie más puede estar. Tu lugar, tu mirada y tú valor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s