¿Cómo controlar esa pulsión ?

Si ya no hay más que perder, se puede—escribir, escribir—,pero no sé cómo vivir de esto. El tiempo se vuelve rústico y difícil de tragar, no hay quien diga lo único que a veces hace falta escuchar, esa mentira vulgar y piadosa: “ Que todo va a estar bien”.

Han experimentado esa sensación en donde poco a poco se pierde el sentido común y se extienden por las extremidades corrientasos incontrolables y telúricos movimientos inconscientes, hasta llegar a los brazos huesudos y fríos para al fin terminar en unos puntiagudos dedos delgados. Mientras no paran de moverse, rápidamente chocan marcando formas que buscan darle sentido al interior, a lo que es tan difícil de definir con vocablos, lo que se siente y sucede dentro, todo eso que callamos cuando caminamos entre multitudes y seguimos sintiéndonos solos, cada vez más solos.

Solos entre paredes, solos entre calles, afuera o adentro con la única certeza de seguir solos. Sólo nos acompaña la esperanza de acabar con la ausencia permanente, la ilusión desbocada de entregar amor sin importar si volverá, ni cómo, dónde o cuándo pues todo esto carece de importancia al sentir mis pies de plomo frente a su filo silencioso, toda duda carece de validez: se caen una a una por que sencillamente varían según la circunstancia o el contexto, como nosotros y nuestros sentimientos. Predecibles a veces corrientes.

Las calles angostas enjaulan los pasos direccionandolos al mismo punto de la ciudad, al mismo cuerpo, a un encuentro idealizado con un alma extraña, mezquina y esquiva, que danza entre las esquinas, entre tibio y sombrio destella un hilo de autenticidad, mientras observa mi frustración como un grandioso banquete, yo sigo tachando palabras.

El día moría lentamente, se sentía como el sol golpeaba las cabezas sobre el asfalto hirviente, como balones brillantes, como bultos errantes, el viento controlaba la sensación térmica, parecia hacer calor, pero el frio se calaba hasta el último rincón, revolcando el interior al inhalar y exhalar con un solo pulmón, mira esa figura amorfa que casi siempre lo toca, lo araña, lo ahoga y luego solo lo escupe. Otras veces, muy pocas, se sienten como un bálsamo. Solo en momentos determinados, poco comunes y solitarios:

Se habla a si mismo intentando no olvidar el norte, no perder el control por cada segundo de ausencia, recuerda ese vacío permanente del cuál no podrá escapar facilmente, lo debe reconocer, pararse frente a él seguro y con más argumentos que lo desdoblen, haciendo que se trague sus bolas cubiertas de agujas… y sin embargo nada de esto será suficiente, pues nada se asemeja a esa distancia entre el amor y la incertidumbre, entre la duda y esa frivolidad moderna que logran hacer escurrir sus deseos entre los dedos, logran hacer que muten y cambien, se unan y se separen, como uno, como todos, como la vida en esas noches de andenes, de observar los vestigios de lo que pudo ser y reconocer la simpleza y grandeza de lo que meramente es. Sin espectitivas o prejuicios.

Ahora este cuerpo se acomoda buscando desdibujar su pasado hasta llegar a un nuevo estado, quizás indetectable o espeluznante, quiere descubrir un nuevo horizonte, apostarle con cada una de sus moléculas en la ruleta rusa que solo el destino puede frenar. Y solo él sabe cuándo parar.

Quieto entre papeles, respira con el higado roído por la enfermedad producto de un cumulo deforme de páginas, todas repletas de preposiciones, verbos, paréntesis, signos de interrogación, diálogos, citas y más citas con comillas, metáforas, oraciones prolijas o macheteadas. Practico con él, lo mutilo con desalientos o euforias pasajeras. Lo hago por semanas, pues si me alejo demasiado me olvida y si lo agarro muy fuerte se espanta, cuando me tensiono se enoja y entonces solo luce como una tira de plegarias, con quemaduras de cigarro y salpicaduras agrias, por eso procuro no alejarme demasiado. Siempre a su alcance. Apenas lo necesario para observar su majestuosa escencia caníbal. Esa belleza natural e imperfecta de la realidad. Del hombre en su naturaleza mixta, brusca y pretensiosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s