Somos producto de un hoyo negro, ni más ni menos.

Aun siendo solo un punto

en el horizonte remoto

el amigo es un universo

Margarita Schultz [Sin título]

Eso que sobra en mi, que ésta de más, que puede faltar pero que a ellos no les importa, eso es lo que se debe y vale pena escribir, no lo que quisiéramos, nada más y nada menos que la realidad. Así voy uniendo retazos que construyen una visión: dónde solo quedan las palabras, a la espera de tu llegada, siendo pacientes tratando de mantener la calma y no arruinarlo todo.

Esa será mi versión, allí se gestaría una edición de una vida mejor donde seremos nosotros: los más contradictorios: cada uno con lo suyo, ni más ni menos, lo que queda de nosotros convertidos en texto, en fragmentos, en recuerdos, en historia. Hacer esto se convierte en un bálsamo en tiempos de guerra, de poca confianza. ¿En tiempos desesperados se puede morir de realidad? Estamos sujetos a la apariencia para obtener credibilidad, a la aprobación externa más que la propia, así poco a poco nos vamos convirtiendo en cadáveres carbonizados, somos la ilusión de aquello que no podemos ser.

Mientras tanto es importante resistir, ser fiel a los ideales, a las palabras, no usarlas como armas corto-punzantes, como arpones o machetes que carguen mentiras, encontremos un equilibrio, esa distancia exacta que me permite disparar y aun así, solo te rose y no te lastime, que puedas seguir fluyendo, a tu tiempo, a tu ritmo, fiel a tu esencia. Convertirse en el motivo del otro, en una razón poderosa sin buscarlo, ser ese cúmulo de energía, ese puñado de ilusión, esa pizca de motivación que la cruda y pesada realidad me extingue a diario.

No busco que nuestra historia sea igual a las ya contadas, en donde ambos sabemos que puede serlo, alguien que busca dar y recibir, alguien como yo con manotadas de intensiones buenas a la espera que lo aceptes sin rodeos. Depende de nosotros sembrar una diferencia arriesgada, una que tome todas mis hojas en blanco y las llene de grafías que luego intente interpretar en silencio, acomodarlas para que se parezcan a nosotros, para que ambos lo entendamos y demos rienda suelta a cualquier posibilidad de estar juntos. Ser recortes tajantes producto de tu agudo filo, que me desprendió:lo que tengo, lo que quiero dar y lo que en realidad sucede.

De pronto no me sobre o me falte nada, quizá sea un poco como tu, ese equilibrio equidistante que gotea, que sangra, que es torrentoso o liviano. Ni más ni menos pues lo llevo dentro: estos tachones, manchones borrosos, garabatos difíciles de descifrar: tu mirada, tu tiempo al caminar y sonreír a la vez… Cuando tus ojos se hacen más pequeños y tu alma se siente entre carcajadas. Esos sentimientos y recuerdos buscan sembrarse en mi interior fértil, desean florecer enraizando tu esencia en mi cuerpo y brotando frutos y hojas que me tapan la visión y ambienten la escena mejorando mi versión de ti.

Volver a apostar por las cosas pequeñas, por lo encuentros sin expectativas, a esas sociedades de dos o tres que buscan armar una revolución; que logren matar entre las letras esas limitadas formas de relacionarnos, que pulan la silueta de tu nombre hasta que brilles de la misma forma que lo perciben mis ojos. Volver al paso inicial, a ese afán de estar, de insistir para forjar algo importante antes que todo pueda salir mal, antes que te aburras y lo botes a la basura… Mucho antes que termines con los días felices de tardes de domingo. De los tamales, los porros y la buena energía. Antes de la última madrugada, antes que se termine la curiosidad en los huesos por medir tu cuerpo, de mi córnea por escanear cada detalle de tu presencia en mi vida. Antes de todo eso me lanzo y digo que no te obligo a nada, que no espero nada, que no busco recompensas o medallas… Lo único, si es que he de desear algo…que sea contigo, lo mas mínimo e insignificante, para mi es un deleite imperdible-mente adictivo. ¿Cómo hacer esto? -Qué admirable/ aquel que no piensa pues la vida le huye/ como un relámpago, como un pinchazo. Para que cada vez que cierre los ojos este tu fantasma detrás de mis párpados. Admirable los que están en el tiempo sin pensar en él, porque se divierten sin poseer, sin gobernar, aman y disfrutan entregar su amor.

“Escribo como si boxeara. Hay una rabia infinita dentro de mí, una violencia infinita dentro de mí, una nostalgia infinita dentro de mí, una furia infinita dentro de mí, un arrebato ciego dentro de mí. Porque siempre, siempre, siempre, escribo como si boxeara. O mejor: ¿por qué, siempre, siempre, siempre, escribo como si boxeara?”. -LEILA GUERRIERO*-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s