Introspección.

Nos calculan los tiempos para cada una de las cosas que se deben acatar en la larga lista del deber ser,  regulados por el nuevo Dios: el dinero en donde el ocio, la vagancia y el permitirse pensar por sí mismos, no son bien vistos por una cultura que exige callar y obedecer todo ese trajín social: como ser empático, limpio, coherente y con aspiraciones sociales, es decir, ascender en la escala entre las ratas de cuello blanco y proletarios humildes que quizá busquen ser comunistas. ¿Cuántas veces nos hemos permitido gobernar o auto-gobernarnos? Pero lejos de la idea del Estado o esa mentira de la democracia, si no más cercana a la idea de la autonomía y el auto-conocimiento, lograr abrir un camino hacia adentro, profundo,  lejos de la carne y el brillo. Para tomar nuestra vida, cuerpo y mente como si fuera barro y proyectar nuevas posturas. “La filósofa feminista Judith Butler sugiere que «los cuerpos… sólo viven dentro de las construcciones productivas de ciertos esquemas de género altamente polarizados>>”.135p, ajenos de la posibilidad de gusto o decisión y más hacia una imposición o uniformidad relacionada con: masculino-femenino, macho-hembra, superior-inferior, opresor-oprimido. Cuerpos y sexualidades limitados a la conservación de una mala especie y su doble moral.

A través del proceso de crecimiento los cuerpos van adquiriendo modelos de manera inconsciente,  “los cuerpos dentro del rango «normal» son culturalmente inteligibles como masculinos o femeninos, pero las reglas para vivir como varón o mujer son estrictas”136p. A ambos sexos, los ataca y los construye en un imaginario colectivo masculino  predominante, los estereotipos sexistas, capitalistas e hipersexualizados  irrumpen el lugar de aceptable y son expuestos como ejemplares de la raza humana. Toneladas de músculos o testosterona cubiertos de bello o en el caso femenino cuerpos intervenidos quirúrgicamente para lograr la mirada del otro. Esto simplemente me produce miedo y aversión a mi cuerpo normal, escuálido y flaco, me hacen querer  moldearlo, por meterme ese chip sin darme cuenta, es entonteces cuando lo entendí todo; deseo que sea deforme y difícil de mirar para que puedan ver  a través  de él y no ser un objeto decorativo, si no una herramienta transformadora. Una boca sucia que proyecte palabras incomodas.  Hemos aprendido a los golpes, “que no se permiten clítoris demasiado grandes ni penes demasiado pequeños. Las mujeres masculinas y los varones afeminados, no interesan. Estos cuerpos son, como escribe Butler, «impensables, abyectos e inviables».137 esta realidad pone en tela de juicio nuestro sistema de género” 136 p. Pues viven una resistencia al imperativo masculino patriarcal, en donde se permiten vivir en fervor su existencia.

¿Cómo es la relación de la mente con el cuerpo? como nos acercamos a ese cuerpo que quisiéramos tener, que bien si puede ser ese que nos venden en los gimnasios o en los centros quirúrgicos, o puede ser el que tiene en este momento, tal cual esta, aceptando que no todos podemos ser ese ideal que los demás esperan de nosotros y de sí mismos, ¿dónde quedan nuestras propias expectativas? entender que no necesariamente es sano desear una aprobación externa aunque sea contradictoria esta posición, ya que todos vamos en esta búsqueda, la contradicción es propia a la naturaleza humana. “Si decidimos por un tiempo dejar que los cuerpos mixtos y las alteraciones de los comportamientos propios de cada género se hagan visibles, entonces habremos decidido, de grado o por fuerza, cambiar las reglas de la inteligibilidad cultural 135 p. Habremos tenido la posibilidad de divisar, analizar, interpretar y luego  identificar que tanto se interioriza de cada energía en mi cuerpo, que tanto deseo representarla en mi cuerpo y que tanto deseo de-construir en este para dar cabida a otras expresiones de género no binarias.

“La masculinidad y la feminidad completas representan los extremos de un espectro de tipos corporales posibles, en donde estos extremos sean los más frecuentes ha dado credibilidad a la idea de que no sólo son naturales (esto es, de origen natural) sino normales (esto es, la representación de un ideal estadístico y social). El conocimiento de la variación biológica, sin embargo, nos permite conceptualizar como naturales los espacios intermedios menos frecuentes, aunque sean estadísticamente inusuales” 135 p. existen y van más allá de lo normal, de lo natural o lo sano para el colectivo, creo que el más grande de los impedimentos para el desarrollo personal de algún individuo que sienta esta identidad transgresora, o nazca con esta particularidad no binaria en sus genitales: es la discriminación, sin embargo las barreras siempre han estado, depende entonces de nosotros encontrar la manera de romperlas, de resistir ante estos “médicos de la vida diaria, atareados en convencer a padres, abuelos y vecinos ruidosos sobre opciones de género para infantes intersexuales, para pacientes crónicos o terminales, para personas que no se sienten representadas en ese juego reproductivo.

La medicina desarrolla un lenguaje que refuerza la idea de que, agazapado dentro del niño de sexo mixto, en realidad hay un cuerpo masculino o femenino. Al hacerlo así también fomentan la convicción de que los niños nacen con un género, y contradicen la idea de que el género es una construcción cultural. “Para Foucault (1973, 2003) el diagnóstico psiquiátrico no es algo objetivo, neutro, sino que se halla vinculado a lo que denominó “la biopolítica” (1979) que sería el intento por parte del poder de controlar la salud, la higiene, la alimentación, la sexualidad, la natalidad dado que constituyen temas políticos, fundamentalmente desde el siglo XVIII. Foucault introduce también (1966) el concepto de “episteme” que sería la estructura de pensamiento propia de cada época histórica. Así pues, la psiquiatría no es una ciencia exacta, sino que se halla condicionada por el episteme del momento histórico.  Tal como demuestra la psiquiatría transcultural, (y ya planteó con gran agudeza en los 50 Karen Horney), ni siquiera tenemos aún una definición de lo que es salud mental ó trastorno mental, porque depende del contexto social y cultural, obviamente ligados a las relaciones de poder”.La misma contradicción emerge cuando los psicólogos apelan a las hormonas prenatales para explicar supuestas frecuencias aumentadas de lesbianismo y otros deseos juzgados impropios de una mujer psicológicamente sana. 135P ya que desde el concepto de “sanidad” han controlado la circulación del poder y del deseo, haciendo que siempre este centralizado por una sociedad falo-céntrica, machista y heteronormativa que provoca un letargo político  limitando derechos básicos y fundamentales a sectores sociales que denominan minorías. Dónde los feminicidios y los crímenes de odio se hacen más fuertes en el discurso diario de la normalidad.

La invitación es a hablar del tema, leer, documentarse, opinar, debatir para compartir con estos otros cuerpos, para comprender que “los sistemas de género cambian. A medida que se transforman, producen diferentes descripciones de la naturaleza. Ahora mismo, en los albores de un nuevo siglo, es posible asistir a semejante cambio. Estamos pasando de una era de dimorfismo sexual a una de variedad más allá del número dos. En la actual coyuntura histórica, nuestra comprensión teórica y nuestra competencia práctica nos permiten hacernos una pregunta nunca antes formulada en nuestra cultura: ¿por qué debería haber sólo dos sexos?”.156 p.

___________________________________________________________________________________

1.Cuerpos sexuados (política del género y la construcción de la sexualidad)  Anne Fausto-Sterling,(2000).

2.La biopolítica, 30 años después. Vigencia de Michel Foucault.https://blogs.publico.es/joseba-achotegui/2014/02/16/la-biopolitica-30-anos-despues-vigencia-de-michael-foucault/

3. imagen: Eldiario.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s