Tu sangre la debemos todos.

 

No podemos juzgar a las mujeres por desobedecer

Por soñar algo mejor para sus hijas y para sus madres,

Aún no sabemos que paso contigo, cómo otra vez

Se  repite la historia del  macho que destruyó

Que te fracturó, que te golpeó, que te desgarró

Que  metió papeles y tierra en tu pequeña boca

Que  te borró la inocencia

Con solo 3 años te quemó…

No puedo sentir más vergüenza de mi género,

No quiero creerlo, abre bien los ojos:

Es necesario recordar entonces a Yuliana o los 1.244 dictámenes.

Es momento de cortar penes, no más falos dominantes,

No más machitos de barrio, no más niñas violadas.

Hay un ismo pasado de moda que nos puede hacer despertar

Que nos muestra una revolución silenciosa, que  nos quieren dormidos.

Por eso yo te quiero con rabia, te quiero feminista.

No más violencia de machitos, sobre su cuerpo no decide más

Sobre su maternidad no dependes ya

Sus cuerpos, nuestros cuerpos nunca más colonizarás.

-“y con este arrullo el machismo destruyo

La inequidad apabullo, la igualdad distribuyo” –

Te fallamos, tu corta vida no se debe olvidar

Se nos debe plasmar y memorizar

Para no parar de resistir, para poder decidir cómo y cuándo

Amar, PENETRAR,  amamantar, besar, contestar o caminar

Para no morir por ser mujer o niña en esta sociedad patriarcal.

#MuertealEstadoPatricarcal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s