70 Años de Resistencia ante el mito  de rebeldía: desde la palabra-acción.

La capital de Colombia presenció un espectáculo sangriento el 9 de Abril de 1948, cuando se apagó la voz de un pueblo que encendió una revolución que sigue inacabada, que ha asesinado a quien se atreve a utilizar la palabra y el saber al servicio de la legítima defensa de los más oprimidos, de los obreros, de las madres, de los campesinos, cultivadores, de aquellos que nadie representa, de los asesinados. “Esos espíritus de mala intención callarían ante tu voluntad, ante el filo inédito de tu identidad. Señor presidente exigimos que nuestra patria no transite en caminos que nos avergüencen ante propios y extraños, os pedimos actos de paz y civilización”.

Jorge Eliecer Gaitán y Camilo Torres fueron dos de los muchos que se han cansado de esta forma manoseada y mañosa en que se hacen las cosas en Colombia; se enfrentaron a los mismos círculos de poder que no permitían oportunidades a los más pobres, a las clases trabajadoras, formadas por campesinos, mestizos, indígenas y negros. Encontraron el saber y la palabra como herramienta de libertad y por este pecado fueron asesinados, silenciados casi castigados antes el país, por atravesé a resistir e invitar al acto a sus compañeros de clase: a una revolución obrera-campesina.

Asesinados por el partido conservador, por la ideología patriarcal, opresora, burguesa que existe en lo cotidiano, desde ese deseo de impedir que el pensar-actuar estuviese a favor de los derechos humanos y la equidad, esta se convirtió en una amenaza a todo su sistema. “Somos los descendientes de los bravos que aplacaron las tiranías de los santos en este suelo sagrado,somos capaces de sacrificar nuestras vidas por garantizar la paz y la libertad de Colombia e Impedir la violencia: exigimos el respeto a la vida humana que es lo menos que pide un pueblo. En vez de esta fuerza ciega desatada debemos aprovechar la capacidad de trabajo del pueblo para el beneficio y el progreso del país. Nuestra bandera está enlutada y esta silenciosa muchedumbre, y este grito mudo de nuestros corazones solo reclama que nos tratéis a nosotros, a nuestras madres, a nuestras esposas, a nuestros hijos y a nuestros bienes como querrías que os tratacen a vos, a vuestras madres, esposas e hijos. Os decimos finalmente bienaventurados los que entienden que las palabras de concordia y de paz no deben servir para ocultar sentimientos de rencor o de exterminio, malaventurados los que en el gobierno ocultan la bondad de las palabras, impiedad para los hombres y mujeres de su pueblo porque ellos serán señalados con el dedo de la ignominia en las páginas de la historia”.

A 2018 el cambio no ha sido mayor. La paradoja de morir defendiendo la vida en un país violento. En una habitación blanca, escucho la misma noticia: -se jodió esto, mataron a Gaitán, mataron al guerrillero Torres, mataron a Garzón y nos siguen matando a la fecha;“en el marco de las sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que se llevan a cabo en Bogotá (Colombia), la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES) afirmó que en lo corrido del año han sido asesinados 22 líderes sociales y derechos humanos en Colombia.

CODHES agregó que, en los primeros dos meses de 2018, cerca de 166 líderes han sido víctimas de agresiones y amenazas.
La Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento indicó que 3.436 personas fueron desplazados de manera forzada en el año que corre. Las amenazas y asesinatos de líderes sociales en Colombia aceleraron la migración obligatoria.
CODHES subrayó que, durante lo corrido del año, el 50% de los homicidios se ha concentrado en las regiones del Bajo Cauca (Antioquia y Córdoba) y en el Pacífico Sur colombiano (Nariño, Cauca y Valle del Cauca).” Nunca a luz de la verdad, nunca ante la cámara o la pluma de quién pueda divulgarlo, siempre ante el silencio complaciente del común. -Yo no me meto en eso…

Seguimos nadando entre muertos en la ley del violento, del más fuerte al servicio del sistema patriarcal. Yo no le encuentro salida a un presente inmediato, a las necesidades impuestas, a la cotidianidad inscrita por el capital, prefiero no servirle al sistema farmacéutico y resistir a la su adicción sanadora, a su hipócrita y mediocre respuesta a la enfermedad, a su satánica ideología de muerte a quien ame diferente, quiero dejar un legado de identidad y perseverancia en un presente líquido y cambiante. Simplemente aportar a la causa.

“-Qué pasa que negamos, entre las historias de los desaparecidos, esta historia? Qué pasa que nadie la cuenta? Yo sospecho que es porque la discapacidad es una fenómeno muy negado en nuestra sociedad, por lo doloroso, por el espanto que causa a primera vista. Creo que por eso nadie habla de lo que pasó. Pero creo que hay que contarlo: es un acto de justicia. Te acordás como dice el poema? “nosotros, hijos de una derrota,/ que los vayan sabiendo los perversos,/ los idiotas,/ con la dulce señal del optimismo,/ seguiremos sembrando en primaveras”. (El Clarín 1996- Martín Caparrós).

Fuentes:

1.Oración por la paz leída por Gloria Gaitán hija del Caudillo Liberal.

2.http://aa.com.tr/es/pol%C3%ADtica/en-2018-han-sido-asesinados-22-l%C3%ADderes-sociales-en-colombia-/1076698?amp=1

3. BBC mundo

4. la cónica- Martín Caparrós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s