Agua.

“AGUA, No me dejéis ser nada, si dentro de la brújula de mi ser no encuentro la Batalla de Lepanto: las Pasiones contra la Razón, la Razón contra la Fe, la Fe contra el Demonio y mi Conciencia contra todos ellos”.

A las 7:21 a.m. No es fácil percibir el pavimento en cada paso por la leve corriente de agua que había por la lluvia, las calles parecen más limpias, como ya han dicho miles de veces, pero es una mentira de tantas que nos han enseñado. Mientras me quitaba el exceso de agua del rostro, trataba de mantener mi mente en blanco, visualizar una calma efímera que no me satisface. Que me es ajena, extraña y a veces indeseada.
Las palabras me alivian: y ya sé que hay verdades imperantes, otras borrosas, quizás un poco difusas por el paso del tiempo, pero se encuentran arraigadas al pensamiento y la moral colectiva, esa sensación no se aleja por más que logren construir el argumento adecuado para normalizar, para adormecer mis cuestionamientos al estrellarse sobre la mesa. Ya no es necesaria la violencia revolucionaria de ellos ( los machos) ya aprendimos bastante, ahora es cuestión de perspectiva, de agudizar la mirada: frente a la desigualdades, las mismas que si son comunes y accesibles a todas y todos; Ya que en muchas ocasiones nos resulta más fácil resignarnos y mirar para otro lado, que proponer un debate serio frente a la realidad frente a lo que implica según la diversidad actual. Pero todos lo sabemos, usted y yo muy bien lo sabemos: no se puede, esto sigue allí latente, esperando que ponga la cabeza en la almohada, cierre los ojos y…BOOM.
“El conflicto está ahora escenificado dentro de la persona, que es presentada como un campo de batalla en el que existen elementos opuestos en lucha por la dominación.Por un lado, están las «fuerzas de la Razón»: la parsimonia, la prudencia,el sentido de la responsabilidad, el autocontrol. Por otro lado, están los«bajos instintos del Cuerpo»: la lascivia, el ocio, la disipación sistemática de las energías vitales que cada uno posee. Este combate se libra en distintos frentes ya que la Razón debe mantenerse atenta ante los ataques del ser carnal y evitar que (en palabras de Lutero) la «sabiduría de la carne» corrompa los poderes de la mente. En los casos extremos, la persona se convierte en un terreno de la lucha de todos contra todos: No me dejéis ser nada, si dentro de la brújula de mi ser no encuentro la Batalla de Lepanto: las Pasiones contra la Razón, la Razón contra la Fe, la Fe contra el Demonio y mi Conciencia contra todos ellos. (Thomas Browne, 1928: 76)

Claro que podemos contra su oferta, su demanda, su colonización de la verdad. Podemos hacer un camino alterno donde se cuestione y se hable sin el miedo a perder un empleo, el seguro médico o el mínimo reconocimiento frente a los demás que nos ha mantenido dormidos en este silencio perpetuo, porque aún lamentablemente no hemos tomado la palabra de una forma autónoma.

Nos mantienen agotados, distraídos, sin tiempo para resolver y comprender estos sucesos.En Colombia se ha vivido un conflicto interno con escenarios de violencia de todo tipo, desaparición forzada, secuestro, extorsión y terrorismo por parte del Estado, de la sociedad civil organizada e insurgente, pero todo sigue igual o empeora: hoy la víctimas directas además de personas son los recursos naturales. El agua es vida. Los ríos simbolizan la vida por ende la existencia al menos mundana y física. Hoy a pesar de vivir de ella, se contaminaron 24 kilómetros de la laguna La Lizama y de Caño Muerto, afluente del río Sogamoso, que también se está viendo afectado, en zona veredal de Barrancabermeja Santader y los medios defienden a Ecopetrol y se tapan bajo los Ministerios de Ambiente, esto es lamentable : “ Esta situación se le salió de las manos a Ecopetrol y la entidad no ha empezado la tarea de recoger los dispersores de petróleo

Muchas cosas van a dar a los ríos, objetos, químicos venenosos, detergentes y personas en relación al grado de peligro para el medio ambiente, este último es letal. Es una de las pocas especies que destruye su propia hábitat natural. Destruye su historia, mientras construye una mentira colectiva llena de hipocresía y falsa moral.

Cómo logramos establecernos en este mundo de tal manera que podamos verificar si es real? Y peor aún delinear una única manera de hacerlo? -Si el río hablara de esa memoria popular, individual, subjetiva, local, sangrienta, desigual, seríamos capaces de refutar? Contaremos con los argumentos efectivos para asumirlo? Creo que no. “recuerda que siempre estamos solos.Nunca abandonados” nos tenemos a nosotros mismos, a nuestras ideas, a nuestras luchas.

Fuentes

1. Silvia Federici el Calibán y la Brúja.

Adjunto link de un discurso de Camilo Torres: https://www.senalmemoria.co/articulos/50-anos-de-su-muerte-camilo-torres-esta-en-la-memoria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s