Los discursos de cambio se evaporarón.

Las elecciones del 11 de Marzo estuvieron amañadas y me permiten dudar, ante tanto discurso inclusivo que no llega a la práctica hace más de 40 años en el país, aún así creemos que vivimos en una democracia y nos aterra las ideas de la centro-izquierda.

Esos llamativos slogan que supuestamente logran la inclusión e incentivan al reconocimiento y participación de las mujeres, a 2018 no lo hemos logrado. Según la organización Sisma-mujer la participación de las mujeres congresistas, senadoras y representantes a la cámara es del 20.5 frente a una lamentable ley de cuotas que exige el 30 por ciento. Colombia: Aún no lo hemos logrado.


Además vale la pena resaltar la participación de la candidata Tatiana Piñeros quien contó con votos en todos los departamentos, lo que de por sí ya es una apertura para este país cavernícola, o que vive en la caverna de autoritarismos salvajes, militancias heredadas del conflicto, jerarquías inaceptables y vergonzosas.
Se hace necesario hablar del fraude auspiciado por la Registraduría Nacional de Estado Civil al evadir su responsabilidad frente a la gestión, logística y materiales necesarios que una jornada electoral requiere, se les dió vía libre a los corruptos, amañados, impunes de siempre. A pesar del escándalo de corrupción de las anteriores elecciones de 2014. Aún así tenemos el descaro de celebrar la democracia.


Solo tres partidos lograron la paridad: Coalición Lista de la Decencia, el Mira ( hay que reconocerlo) y Opción ciudadana donde se eligió una pareja, lo que muestra la escasa participación real de las mujeres en la política, en los.escenarios de toma de decisiones y el poder finalmente.

En Colombia votaron 17.818.185 de 36.493.318 personas habilitadas, un total de 48,82. La pregunta incómoda sería si las mujeres y personas que se identifican como mujeres se sienten representadas en este chiste flojo de democracia, esos discursos de cambio e inclusión, se evaporarón! Ojalá después puedan acudir a donde les dieron la lechona, la plática y el tamal, cuando las abusen, violen o empalen. Verdad que para esta Colombia Machista no existen. Y para las propias mujeres tampoco existen candidatas, recuerden : “El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices dentro de los mismos oprimidos”. Simone de Beavoir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s