“Never let me down”

El tiempo se pone en contra y cada segundo se desmorona en la dualidad de ser uno más o uno menos, no se encuentran preocupaciones reales, solo fachadas coloridas pérdidas en la forma que deja a un lado las cosas más simples, ahi donde se encuentra lo verdadero. Entendiendo que la verdad es algo subjetivo que depende del contexto y el tiempo, no hay verdades concretas hoy en día ya que todo parece converger y luego se diluye en bifurcaciones repetitivas pero erradas de la realidad, de eso que debemos hacer para llegar a ser.

Es quizá una utopía la equidad y el respeto a las apariencias ya que son diversas y depende de quien la mire, pero juzgar y señalar a quien se aparta de ese ideal construido bajo un parámetro muy chato de lo que debe ser un hombre – sujeto, no lo siento para mí, dónde se es: según lo que se tiene o aparenta, donde la hombría es sinónimo de violencia no me es fácil permanecer. Y No me interesa permanecer o reproducirlo.

No necesito amenazar o incomodar a nadie por ninguna razón. No necesito demostrar quién soy si solo se fija en lo que ve. Ni dice más ni menos de mi responderle de la misma manera violenta, discriminatoria y machista. Pero mientras escuchaba sus pesadas voces se mezclaban con frases como. “never let me down” o “we have not evolved”.

You’ve been pissed on
For too long
Your rights abused
Your views refused
They manipulate and threaten
With terror as a weapon
Scare you till you’re stupefied
Wear you down until you’re on their side
Where’s the revolution
Come on, people
You’re letting me down

“.

Me siguen decepcionando uno a uno. Y es verdad seguimos anclados a esos viejos estereotipos para construir nuestra identidad, la forma relacionarlos y reconocerle respeto y poder a el otro. En lo personal me gustaría romper con todo menos con los ideales de no-ser para llegar a ser, no mañana o pasado, si no en algún estado lejos de aquí. Dónde no importe cuántas etiquetas y palabras en inglés utilices limitando el sentido de vida a trajeras e historiales bancarios.

Sentir que el tiempo se diluye no es nuevo pues muchos se han referido al término de poshegemonía, como el escritor Jon Beasley-Murray que título su más reciente obra así, afirma en ella qué “en general, la gente ya sabe, sabe que el trabajo es una esclavitud, sabe que los políticos son unos mentirosos y los banqueros unos ladrones, que el dinero es una mierda y los ricos no lo son por una virtud propia, que la democracia liberal es un fraude y que el Estado reprime más que libera, etc. Todo eso es parte del sentido común actual. Y aún así, cínicamente, actuamos como si estas ficciones fueran verdaderas.

El cinismo actual puede haber roto con una complacencia y credulidad previa, pero las cosas siguen más o menos igual. Lo cual sugiere que la “lucha ideológica”, no sólo no tiene la centralidad que tenía antes, sino que en realidad nunca la tuvo. La lucha por la hegemonía siempre funcionó como una distracción o una cortina de humo que oscurecía poderes y luchas más fundamentales”. Desperdiciando espacio, audiencia, dinero y tiempo en reproducir estereotipos dañinos que insertan la idea de violentar cuerpos, según su apariencia, clase, raza y género. Dejando que su risa denote la ignorancia producto de una precariedad en diversos aspectos, en la mayoría de los casos, el temor a que le guste lo reconocido como diferente o ajeno a su identidad.

Al reconocerlo como ajeno, se hace evidencia a un distanciamiento de ese pensamiento o simple desconocimiento del tema. Eso es una cosa, pero ese don de inventor que tenemos en nuestra cultura, nos hace creer que “nos la sabemos todas o si no la inventamos” pero nuestra capacidad de invención solo llega hasta donde el contexto nos lo permite. Lamentablemente no es muy arriesgado para la época al contrario para retroceder. Esto se debe por otro lado a la concepción del amor y los roles dentro de la sociedad, la familia y el Estado.

“Esta “nueva” historia de amor, que no es sino una más, es
también una historia estructurante de identidad que repite con otro
registro la misma historia, con el único agravante de que, esta vez,
la demanda y el deseo son más dramáticos, develándonos todo lo
absurdo y engañoso del amor, pues el amor es entonces la máxima
experiencia de engaño”.

Por esto me parece pertinente traer a colación este análisis breve sobre la cultura jerárquica. “La perspectiva general se enmarca dentro de una semiótica de la cultura en la que se parte de la consideración de los discursos amorosos (de los medios) como textos culturales, indicadores de elementos de cultura en un momento dado.

Eco (1977) afirma: La cultura por entero debería estudiarse como un fenó­meno de comunicación basada en sistemas de significación. Lo que significa que no sólo puede estudiarse la cultura de ese modo, sino que, además, sólo estudiándola de ese modo, pueden esclarecerse sus mecanismos fundamentales, (pág. 58) Esta premisa de que la cultura comunica significa que también
puede ser comunicada; precisando aún más, la cultura y los miembros que participan de ella en un momento dado establecen una relación especular con sus objetos semióticos o portadores de sentido (textos difundidos por los medios), lo cual quiere decir que se mira y se reconoce en ellos, que asimismo son, entre muchos otros objetos semióticos, un espejo de la cultura que conforma un conjunto, un cuerpo proposicional de reglas y normas que aunque no son forzosa ni automáticamente obedecidas, sí son reconocidas por todos, definiéndose en torno a ellas una especie de espectro de variaciones que actúa sobre las relaciones de los individuos, sobre sus acciones concretas, sobre su sentir y sobre su saber.”

Para finalizar cabe mencionar que no todo los mecanismos de defensa o de resistencia son violentos, ya que se estaría legimitando está como una acción revolucionaria lo que es un riesgo en un contexto violento como el nuestro, donde la lucha contra hegemónica se centra en esos actos que limitan el espectro de la contracultura y contra hegemonía.

***********************************

Referencias :http://m.eldiario.es/interferencias/Podemos-hegemonia-afectos_6_358774144.html

Los estragos del amor – Florence Thomas

El silencio sospechoso de la resistencia.

No te quedes inmóvil / al borde del camino / no congeles el júbilo / no quieras / con desgana / no te salves ahora / ni nunca / no te salves…”

La frase quedó retumbando en mi cabeza,- entre la música, las llamadas, permaneciendo al paso del tiempo… ” Y que no se habla cuando se quiere: se habla cuando se puede. A veces, incluso, no se puede nunca…” Y que no se habla cuando se quiere: se habla cuando se puede. A veces, incluso, no se puede nunca…” No podía pensar en otra cosa-.

Continúa leyendo El silencio sospechoso de la resistencia.

Perdomo-Prado-UN-Zonaindustrial. #BogotáPeorParaTodosyTodas

Un tétrico recorrido por la corrupción en el transporte público bogotano.

Levantarse y contener las ideas, los juicios, la mirada mezquina, hacerse el inmenso favor de callar; No es por ser repetitivo pero el transporte público carece de calidad para aumentar su costo. Es necesario evaluar la ejecución de TM frente a la demanda y abuso por parte de la delincuencia, vendedores, “trabajadores informales”, celadores, militares, policías, “salados” crecidos y funcionarios del sistema revisando persona por persona su tarjeta dónde encuentra fecha, hora y estación en la que ingreso las últimas ocasiones, en el fucking sistema.

Este 1 de Febrero subirá el costo del pasaje a 2.300. Transmilenio tiene ya 18 años, es mayor de edad este próximo 18 de diciembre. -Desde los años 60 urge en Bogotá un control y orden al sistema de transporte público. Alcaldes como Andrés Pastrana (1988-1990) y Jaime Castro (1992-1994), además de la primera de Antanas Mockus (1995 – 1997), formularon propuestas para solucionar el problema de transporte público sin algo “transformador”-.

La organización “Japan International Cooperation Agency (JICA), determinó que el metro no era la opción más conveniente a corto plazo, pues sólo a quince o veinte años se necesitaría una línea y que su costo era diez veces mayor a la alternativa de buses articulados, se decidió, como la solución al problema del transporte público la creación del Sistema TransMilenio, sustentado en cuatro pilares:

1. Respeto a la vida, representado en un servicio cómodo, seguro y moderno.
2.Respeto al tiempo de la gente, con un sistema de transporte que cumpla estándares mínimos de calidad en cuanto a itinerarios y tiempo de desplazamiento.
3.Respeto a la diversidad ciudadana, pues se convertiría en un sistema de transporte en el que converjan las diferentes clases sociales sin preferencias de ninguna clase y, por el contrario, trato igualitario.
4.Calidad internacional, cumpliendo con los requisitos mínimos señalados por la ingeniería del transporte para la prestación de un servicio cómodo, seguro y efectivo.

Siendo usuario y ciudadano indignado, no creo que ninguno de esos 4 se cumpla. Claro mejoró la cara y situación de muchas partes de la ciudad, propuso una unión estética a la ciudad ( de cemento, lamentablemente) pero sus calles en mal estado, su poco espacio en las estaciones y falta de seguridad ( sin querer al menos suponer que se necesita más fuerza pública, porque no es así, esta “fuerza” es un PATO que todos seguimos pagando, sin multa ni su pedagogía barata). No es bueno obedecer tan ferozmente.

“De acuerdo con el estudio Índice de Movilidad Urbana, que evaluó 84 grandes ciudades del mundo en una escala del 0 al 100, la valoración de Bogotá fue en promedio, nuestra capital se ubicó en 43,9 puntos” ocupando el puesto 32. “América Latina fue pionera en el mundo en la introducción de sistemas de autobuses de tránsito rápido, como el Transmilenio de Bogotá o el Ecovía de Monterrey, que en la actualidad está implantado en 68 ciudades de la región, con una red que se extiende por casi 1.900 kilómetros de recorrido y que diariamente traslada a más de 21 millones de pasajeros, según cifras del proyecto BRTData.”. El mío es su más fiel alumno a nivel nacional. Sin embargo, el metro de Medellín innovo en la región y es un referente local, sin pensar en copiarlo por diversas especificaciones del suelo y la densidad poblacional, nos muestra la absurda corrupción reinante en los contratistas y el Estado. Es difícil decir no lo usé, cuando sipt no está articulado de la mejor forma a TM.

Bogotá necesita un transporte público digno a la metrópoli latinoamericana, para que un día sin carros particulares o motos sea superado y satisfactorio viajando en TM. Y para que eso suceda, tal vez la raíz no está en la dualidad de usarlo o dejar de usarlo, es entender que pagar más por ese pésimo servicio, no justifica esas precarias instalaciones como los son esos biarticulados que danzan entre los huecos de la Av Caracas y la AUTOPISTA Sur. Pensar solo en la idea del metro me estremece , cuánta plata se robaran esta vez?.

En declaraciones exigidas TransMilenio dijo que “se busca que el costo del pasaje no pierda valor frente a la inflación, porque los bogotanos tendrián que seguir pagando con dinero del tesoro distrital el faltante entre lo que se recoge en pasajes y lo que se recoge en servicio”, aseguró Alexandra Rojas, gerente de TM. “Esta será la segunda ocasión en que la administración del alcalde Enrique Peñalosa toma una decisión impopular frente al pasaje del transporte. Hace apenas 10 meses se autorizó un incremento en el valor de la tarifa, que en TransMilenio pasó de 2.000 a 2.200 pesos y en el SITP, de 1.700 a 2.000.

Según el proyecto de decreto, la nueva alza es el resultado de analizar el ‘Estudio técnico y financiero de soporte a la actualización tarifaria’, el cual presenta será la segunda ocasión en que la administración del alcalde Enrique Peñalosa toma una decisión impopular frente al pasaje del transporte. Hace apenas 10 meses se autorizó un incremento en el valor de la tarifa, que en TransMilenio pasó de 2.000 a 2.200 pesos y en el SITP, de 1.700 a 2.000.

Según el proyecto de decreto, la nueva alza es el resultado de analizar el ‘Estudio técnico y financiero de soporte a la actualización tarifaria’, el cual presenta TransMilenio a la Secretaría de Movilidad y en el que recomienda subir 100 pesos.
a TransMilenio a la Secretaría de Movilidad y en el que recomienda subir 100 pesos.
Esta será la x ocasión en que la administración del alcalde Enrique Peñalosa toma pésimas decisiones.

Según el proyecto de decreto, la nueva alza es el resultado de analizar el ‘Estudio técnico y financiero de soporte a la actualización tarifaria’, el cual presenta TransMilenio a la Secretaría de Movilidad y en el que recomienda subir estos 100 pesos”, publicó el tiempo hace unas semana.

El único beneficio para cualquiera de nosotros del nuevo incremento,es que lo puede pagar a cuotas. Sí, usted hace un transbordo de un bus zonal (2.100 pesos) y pasa a uno troncal, debe pagar 200 pesos para completar la tarifa que es de 2.300 pesos.Pero si pasa de un zonal a otro zonal o de un troncal a un zonal no paga nada.

Histórico Costo Pasaje TransMilenio.

Es ver cómo nos usan entre lo impopular – lo popular, cómo no le importa que pensemos cómo usuarios, pero sí que paguemos más. Exigamos la revocatoria de este mandato, exigamos que los mismos mecanismo de control hagan su trabajo efectivo: frente a los proceso instaurado ya en material judicial con pruebas de especialistas y firmas de la ciudadanía.