La crónica, el periodismo narrativo y la resistencia a la normalidad.

Eran las 4 de la tarde de un martes, estaba nublado y me encontraba esperando transmilenio en la estación Perdomo al sur de la ciudad. En ese trayecto normalmente tardo alrededor de 45 minutos en llegar a la estación San Victorino en la carrera 10 con calle 11, en el centro de Bogotá.Esperaba llegar a tiempo sin embargo la gente se amontonó y el bus no llegaba…

Ya dentro del bus, iba de pie a un costado de las sillas rojas del biarticulado. Una mujer morena con acento costeño ofrecía chocolates importados a mil pesos (1.000) la unidad. Esto es normal en el transporte público bogotano. Ya que ésta es la única forma de empleo que muchas personas del interior del país encuentran en la capital, esa misma que es más fría y dura para unos, que para otros.

Son las 4:20 minutos y aún estaba en el bus. A mi lado iba una abuela de cabellera plateada, se mostraba desesperada mientras su joven nieto repitía una y otra vez la hora. -Son las 4:23 abuela, repetía sin cansarse. Mientras tanto un hombre preguntaba al viento si alguien podía cederle el puesto a una mujer embarazada… el silencio fue inminente, no hubo llamadas o quejidos, solo la alarma de la puerta al abrirse, bip, bip, bip, bip.

Salgo de la estación a las 4: 35. Subo, atravieso la plaza de Bolivar y sigo hacia la biblioteca. Y veo como las calles empedradas, los faroles metálicos de lámpara de burbuja y los techos de barro tienen ese encanto transportador a otra época. Dentro de la biblioteca me dirigí al auditorio de eventos y me encontre con una gran fila. Esperaba poder alcanzar a entrar. A las 4:56 Ingrese a un auditorio lleno de sillas rojas, sobre cada una habia un periódico que titula “ Lo mejor de la literatura en tus manos” de la edición del Hay festival Bogotá 39 de este año,-donde están los escritores más prometedores de América latina, menores de 40 años.

Ellos son: Frank Báez(República Dominicana), Natalia Borges Polesso (Brasil), Giuseppe Caputo (Colombia) Juan Cardenas (Colombia), Mauro Javier Cárdenas (Ecuador), María José Caro(Perú),Martín Felipe Castaneg ( Argentina),Liliana Colanzi ( Bolivia), Juan Esteban Constaín ( Colombia), Lola Copacabana (Argentina), Gonzalo Eltesh ( Chile), Diego Erlan ( Argentina), Daniel Ferreira (Colombia), Carlos Fonseca (Costa Rica), Damián González Bertolino ( Uruguay), Sergio Gutiérrez Nerón (Puerto Rico), Gabriela Jáuregui ( México), Laila Jufresua (México), Mauro Libertella (Argentina), Brenda Lozano (México), Valeria Luiselli ( México), Alan Mills ( Guatemala) Emiliano Mongue (México), Mónica Ojeda (Ecuador), Eduardo Plaza Ávila (Chile),Eduardo Rabasa (México), Felipe Restrepo Pombo (Colombia),Juan Manuel Robles (Perú), Cristian Romero (Colombia), Juan Pablo Roncone (Chile), Daniel Saldaña (México), Samanta Schweblin (Argentina), Jesús Miguel Soto ( Venezuela), Luciana Sousa (Argentina), Mariana Torres (Brasil),Valentín Trujillo (Uruguay), Claudia Ulloa Donoso (Perú), Daniel Suñiga (Chile) y Carlos Manuel Álvarez (Cuba).

La apertura a la conversación la hizo el señor Germán Rey, refiriéndose a los 39 jóvenes escritores menores de 40. Los latinoamericanos Carlos (Cuba) y Felipe (Colombia) los presenta como periodistas, escritores, cronistas, directores de medios ( de las revistas El estornudo y Gatopardo-Malpensante) representantes de esta generación.

La crónica es una de las cosas que une a estos dos periodistas, además de México como hogar común; Felipe lleva 11 años y Carlos un par de años. Carlos es descrito como bebedor de absenta, comedor de pizza de 5 pesos y repetidor de esta frase: “La hora de la sangre ha de llegar o yo no creo en nada”.

Se detienen en la definición de El tiempo como instantes, mientras Germán Rey ve un absurdo en preguntar sobre el futuro. Germán le pregunta entonces sobre Cuba, y sus definiciones puntuales, como la de pueblo Georgie y la de ese lugar hermoso que vamos siendo. Sin lugar a dudas se refiere a su relación contradictoria entre las filias y fobias que siente hacia su país. Dice que el motor es la rabia y la compasión o comprensión a sus semejantes, este es motor que lo empuja a escribir; Al decir que “nos hacen creer de la rutina algo epico”. Intenta explicar que se nos hicieron creer que se vivía cuando en realidad no era así. Dice que la utopías muertas, revividas para mantener el poder, pueden ser momentos históricos y la verdadera faz queda descubierta a los ojos del mundo. Esto hace entender que el vender cosas que no son trascendentales, nos hace llegar al final del cauce, sin un pueblo, sin armas para valerse y entender la realidad, la misma que nos deja en una angustia permanente. Dice que el futuro está en construir la estética a la pregunta y no a la respuesta. En su libro La Tribu, se evidencia un acercamiento y aproximación de Cuba desde los extremos. Mirar al frente mirando a los lados. “Mirar de frente al ángel de la historia y verlo a través de diversos temas”.

-Esa mirada central, de un ejercicio contra el poder, trastocar o subvertir el concepto manoseado de historia. Y darle voz a esos personajes que no la tienen. Ver la periferia es ver el centro-.

Se refiere al lenguaje de los sucesos, al preguntarle sobre la página 178, de su libro La Tribu, dónde hace cronologías sugerentes de los momentos históricos de Cuba. Y se refiere a ese hombre nuevo que surge tras el estereotipo del migrante latino en USA y la relación renovada que se inició hace un año con la visita de Obama a la Isla. Este hombre nuevo, Cubano/Gringo, este nuevo hombre ciudadano del mundo. Dice que Trump es la caricatura de sí mismo encerrado en un globo de texto, en una columna de opinión publicada después de un discurso Florida frente a los cubanos que allí viven; Dónde arremetió contra ellos y su presencia cubana en Miami, expone como este jefe de Estado ignora el peso político que a nadie le importa, por su escasa amplitud sin embargo no carente de decisión en la Casa Blanca y las consecuencias de esta actitud de desprecio hacia los latinos, como la retención y deportación de miles. Por último se refiere a la normalización de las relaciones entre ambos países, ya que este es el destino histórico que llegará, siendo Trump un capítulo de la historia contemporánea, afirmó Carlos.

Felipe Restrepo Pombo es el director de las revistas Gatopardo y el Malpensante, ejemplos de periodismo narrativo en el continente, es escritor de la novela Formas de evasión. En dónde es evidente la presencia de un país. Esa Colombia en guerra, en el exilio, de la tortura y de los atropellos de la seguridad.

Estos periodistas encauzan un rescate sociológico de la realidad en textos de no ficción, donde los propios reporteros son protagonistas, son cronistas hispanohablantes. “Lo que pocos saben es que Víctor Umañana disfrutaba de vez en cuando desaparecer”. Fragmento de la novela de Felipe, se refiere a la construcción de personajes de la colombianidad, del Paramilitarismo, personajes que hablan de la historia contemporánea que construyó la realidad actual.

La relación entre Carlos y Felipe es de tiempo atrás, ya que Felipe es editor de Carlos y además ambos son sobrevivientes del terremoto de México. Ambos comparten que así no esten cercanos a sus países de origen, es imposible no tener sentimientos contradictorios y preguntas constantes, sobre la situación tan compleja y compartida de los países latinoamericanos construida por carencias y corrupción.

Felipe Restrepo realizó el Perfil de Antanas Mockus cuando realizó campaña presidencial, de Ingrid Betancourt y del Presidente Juan Manuel santos durante el proceso de paz.

Explica y describe esa pulsión de querer ser otro,– “Detesto mi cotidianidad y suelo ser otro, a través de la escritura”. Describe un personaje que cortaba con sus pasados e iniciaba de vez en cuando una nueva vida. Apesar de eso siempre cargaba esa historia de quién ha sido y eso acaba su noción de la realidad. Felipe quiso alejarse del conflicto y la guerra entre guerrillas, paracos y narcos. Quiso crear un estilo lejos de la tortura de pueblos originarios o tradicionales. Sin embargo usó el testimonio de un líder paramilitar sobre las torturas a sus víctimas o delatores en la que describe cómo los untaban de miel para que se los comieran vivos hormigas, pues el jefe paramilitar disfrutaba ver como se retorcían y gritaban. Trae esta anécdota refiriéndose a las técnicas de investigación para la escritura de no ficción, a pesar de producir novelas.

Uno de los temas más importantes fue la violencia pública y como se llega a la privada por normalización, proliferación de falsos héroes o modelos a seguir entre otros. Después se refieren a la ficción trabajada con herramientas de no ficción , una mujer irrumpe y resalta la demagogia de el señor Rey ( el moderador), -todos la miran y no permiten que rompa el clímax del momento-. Esos momentos espontáneos donde cada quien brilla con luz propia.

Cerrando la conferencia concluyen que el discurso periodístico nos vende que leer los textos es leer realidad, que puede ser una necesidad y un engaño, ya que los hechos, según Felipe Restrepo dice, son absurdo pues la realidad no es única, y al entrar en la elección de qué contar y cómo hacerlo, se transforma en un ejercicio subjetivo de elección. Que pueden construir una mentira, una ilusión de ver en el otro lo que vas a contar, y perder lo que es real y llegar al narrador no confiable. Que no está mal ya que hay que dudar todo el tiempo de eso que construimos colectivamente como realidad.

Cada uno de ellos tiene ya un estilo consolidado en la escritura y el lenguaje, el periodismo y literatura.

German Rey se refiere a su demagógica presentación, con tono sarcástico y revela que en ella como en cualquier texto, las intenciones de cada autor, son políticas y necesarias. Se refiere a la nota de Carlos en el New York Times sobre su experiencia del terremoto en México, muestra como la solidaridad con el heorismo se mezclan entre periodismo y ficcion, al partir de las grietas físicas de su apartamento a entrar a buscar las grietas personales en la narración. Este miedo que surgió del terremoto lo hizo empezar buscarlas por toda su casa, hasta llegar a su propio interior.

El Estornudo, es una revista digital que surge por la necesidad de crear contenidos novedosos, en formato no físico por la prohibición en Cuba-. Carlos Manuel Álvarez creo esta revista online, con una estética que surge del inconsciente y de su contexto, sin sentido y es una lectura superior que depende del lugar y del tiempo. El malpensante y Gatopardo son dos revistas con versión física y digital, que están en toda América Latina y su dirección radica en México en manos de Felipe Restrepo como un ejercicio contracorriente, según lo define el mismo, que aboca aún periodismo lento y dedicado.

Dice que se debe hacer una aproximación o una hipótesis de los personajes, ese matiz, esa pregunta que aún no se ha hecho, por medio de: la imvestigación, lectura y la intención de saber algo nuevo sobre ese personaje . Los guiones llenos de preguntas que sorprendan y logren ese proceso de desprender al personaje de la persona son una urgencia reclama, y así descubrir la intimidad que le permite, retomando la lección del ángel, ver a esa persona desde todos los ángulos, aseguró Felipe.

Definen el éxito del texto en estructuras complejas, la creación de un ritmo atractivo, lograr piezas para leer en un solo momento. Aseguraron que sólo hay que mirar, no inventar. No seguir una corriente de confort.

Citan al infaltable Gabo al decir que un cuento puede ser verdad ya que los cronistas son zorros con el poder de observar y narrar. Al decir que hay dos tipos de escritores el Zorro y el Erizo que se queda en una sola idea toda su vida. Los tonos y formas del periodismo según el texto, pueden crear anti géneros. Encauzar las molestias y sentido a la responsabilidad para llegar más livianos y ligeros al escenario de la escritura y lograr el conflicto existencial. Invitan a tener cuidado con el lenguaje y sugieren honestidad en las palabras, citan a Tomás Eloy Martínez, “el único capital de un periodista es su buen nombre y se debe cuidar de él”. Según Tom Wolfe el éxito en redacción de crónicas está en nunca tomar vacaciones, como una invitación a la constancia y exigencia hasta la conocida autocensura.

Finalmente hablan de la crónica y los conflictos éticos, ya que en la actualidad se evidencia un mal uso o desmedido de ésta creando una proliferación dañina al oficio y al género periodístico ya que la crónica es una mejor manera de ser contadas algunas historias, no todas caben en este formato y no están mal, aclaran. Lo preocupante son los esquemas aprendidos: desde las crónicas de Indias, el boom latinoamericano de la crónica con Gabo, Vargas Llosa, luego Martin Caparrós, Leila Guerriero, Alberto Salcedo Ramos y muchos otros nombres sobresalientes en este género del periodismo en Latinoamérica que impiden la reinvención o renovación del mismo.

-6:16 se termina la conferencia-.

Los murmullos en el pasillo a la salida son constantes mientras se deshace la multitud. Bajo por las misma calles iluminadas por una templada luz amarillenta, se siente más insegura a pesar de encontrarme con policías en bicicleta en cada esquina.

A las 6:32 estoy de nuevo dentro del bus, de pie, tras lograr entrar al superar empujones y caras largas. Voy tratando de no fijarme en lo mismo de siempre, mientras suena el ventilador del biarticulado y el olor a gasolina se expande por los vagones, los murmullos se hacen de nuevo cada vez más fuertes. Intento no fijarme en los lugares comunes mientras espero que el trayecto sea rápido.

El bus va lleno y el tráfico es lento. Llevamos 10 minutos detenidos y voy sin poder escribir, recostado sobre una varilla, escribo a una o dos manos cuando puedo dejar de sostenerme. Dejar de sostenerse viene siendo fluir entre las letras. Así sea entre sollozos y empujones. Pero ver en ello un acto de resistencia y no permitirse otra forma más que la observación y el análisis de la realidad, en rincon a veces complaciente o exponencial.

Salgo de la estación a las 7:32 y voy rumbo a editar esta historia. A hilar comentarios e ideas sin que sea aburrido o tedioso para el lector.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s