¿Qué es la ideología de género?

En la actual coyuntura social  de violencia  simbólica y física, en varios lugares del mundo se dio a conocer la ideología de género que propone un conjunto de información frente a la construcción de identidad de los sujetos dentro de la sociedad. Por ejemplo en Panamá la Ley 61 sobre Educación Sexual y Reproductiva, en Colombia con los Manuales de Educación Sexual en Colegios e Incluido en los acuerdos de Paz con la FARC,  en Chile  la Ley de Identidades de Género,  en España la Ley de Transexualidad de la Comunidad de Madrid y en México  el “Día Nacional contra la Homofobia”.

El primer paso para abordar el tema es no incluir una moral católica-capitalista que imposibilita el debate y segundo porque es la causa de desinformación y manipulación mediática que arrojó como resultado el termino: “post-verdad”, que quiere decir,  las  mentiras que surgieron en determinados momentos sociales, que fueron tergiversados a lo largo de la historia y hoy son asumidos como verdades. O el más reciente “boom” en las campañas electorales presidenciales, gubernamentales y otros cargos locales centrados en la defensa del modelo tradicional de la familia, lo que me obligó a explicar porque es importante y la pertinencia del tema de la ideología de género, y presentarles qué no es un tema que se deba manejar desde opiniones personales aisladas de la problemática, si no desde el conjunto de prácticas sociales que han hecho normal ver esto como un peligro y porque el retroceso en el acceso de derechos de determinados sectores de población.

La diversidad existe y es real entre los cuerpos, las mentes, las historias y sobre todo en las creencias. Los hombres y las mujeres son diferenciados por el sexo bilógicamente y por el género socialmente, basado en la diferencia como única instancia de aprobación, cuando se profundiza en este tema se encuentra que dicha diferencia radica en las convenciones sociales, terrestres y de poder. Clasificando así los comportamientos, expectativas de vida, acceso equitativo frente a oportunidades, salarios, derechos de salud, posesiones, derechos a herencias, voto, poder de decisión sobre su cuerpo, autonomía de pensamiento y libre albedrío entre los sexos pero  sobre todo autonomía sentí-pensante.

Lo que propone la “ideología de género es considerar que nuestro comportamiento fue clasificado en lo masculino y  lo femenino y que esto se debe a que  la manera  relacionarnos y de comportarnos en la vida social la aprendemos en colectivo, mientras que la sexualidad depende más de los acontecimientos biográficos y sociales de nuestra vida individual que de las características fisiológicas”. Entonces ser hombre o mujer no estaría determinado fundamentalmente por el sexo, sino por la cultura en la que se encuentre y lo que se reconoce allí como masculino y femenino que en general son conceptos utilizados a diario. “considera que la exclusividad de la relación entre hombre y mujer es un constructo social y cultural que es útil para mantener la hegemonía del dominio masculino, un dominio que constituye la superestructura de lo que denominan “sociedad patriarcal”.

Es decir un sistema social que brinda privilegios a los hombres frente a la reproducción y circulación del poder, en relación a los demás sujetos sociales como mujeres y personas LGBTIQA. Uno de los principales argumentos para desmontar la ideología de género es la identidad y quisiera compartir definiciones que ayuden a explicar el tema, en el Diccionario de la Diversidad Sexual: (http://www.huffingtonpost.com.mx)

Asexual

Orientación sexual de una persona que no siente atracción erótica hacia otras personas. Puede relacionarse afectiva y románticamente. No implica necesariamente no tener libido, o no practicar sexo, o no poder sentir excitación.

Binarismo de género

Concepción, prácticas y sistema de organización social que parte de la idea de que solamente existen dos géneros en las sociedades, femenino y masculino, asignados a las personas al nacer, como hombres (biológicamente: machos de la especie humana) y como mujeres (biológicamente: hembras de la especie humana), y sobre los cuales se ha sustentado la discriminación, exclusión y violencia en contra de cualquier identidad, expresión y experiencia de género diversas.

Cisgénero

Cuando la expectativa social del género de la persona se alinea con el sexo asignado al nacer. En consecuencia, existen mujeres y hombres cis. El prefijo cis proviene del latín “de este lado” o “correspondiente a” y es el antónimo del prefijo trans, que significa “del otro lado”.

Cissexismo

Ideología o forma de pensamiento que, buscando sustento en la ciencia, considera que la concordancia entre el sexo asignado al nacer, así como la identidad y expresión de género de las personas, es la única condición natural, válida éticamente, legítima socialmente y aceptable. Esta ideología niega, descalifica, discrimina y violenta otras identidades, expresiones y experiencias de género, como las de las personas trans, intersexuales o no binarias. Considera que solamente existen, o deberían existir, hombres y mujeres, sin dar cuenta de que aquéllos y éstas, o son cisgénero, o son trans, o son intersexuales.

Gay

Hombre que se siente atraído erótico afectivamente hacia otro hombre. Es una expresión alternativa a “homosexual” (de origen médico). Algunos hombres y mujeres, homosexuales o lesbianas, prefieren el término gay, por su contenido político y uso popular.

Heteronormatividad

Expectativa, creencia o estereotipo de que todas las personas son, o deben ser, heterosexuales, o de que esta condición es la única natural, normal o aceptable; esto es, que solamente la atracción erótica afectiva heterosexual y las personas heterosexuales, o que sean percibidas como tales, viven una sexualidad válida éticamente, o legítima, social y culturalmente.

Heterosexismo

Ideología y sistema de organización cultural de las relaciones sociosexuales y afectivas que consideran que la heterosexualidad monógama y reproductiva es la única natural, válida éticamente, legítima socialmente y aceptable, negando, descalificando, discriminando y violentando otras orientaciones sexuales, expresiones e identidades de género.

Heterosexualidad

Capacidad de una persona de sentir atracción erótica afectiva por personas de un género diferente al suyo, así como la capacidad de mantener relaciones íntimas y sexuales con ellas.

Homosexualidad

Capacidad de cada persona de sentir una atracción erótica afectiva por personas de su mismo género, así como la capacidad de mantener relaciones íntimas y sexuales con estas personas. El Comité para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Comité cedaw) observa una tendencia a reivindicar el uso y referencia a los términos lesbiana y lesbiandad, para hacer referencia a la homosexualidad femenina.

Intersexual

Todas aquellas situaciones en las que la anatomía o fisiología sexual de una persona no se ajusta completamente a los estándares definidos para los dos sexos que culturalmente han sido asignados como masculinos y femeninos.

Existen diferentes estados y variaciones de intersexualidad. Es un término genérico, en lugar de una sola categoría. De esta manera, las características sexuales innatas en las personas con variaciones intersexuales podrían corresponder en diferente grado a ambos sexos.

La intersexualidad no siempre es inmediatamente evidente al momento de nacer, algunas variaciones lo son hasta la pubertad o la adolescencia y otras no se pueden conocer sin exámenes médicos adicionales, pero pueden manifestarse en la anatomía sexual primaria o secundaria que es visible.

Desde una perspectiva de derechos humanos, que alude al derecho a la identidad y al libre desarrollo de la personalidad, y a partir de la reivindicación de dicho concepto impulsada por los movimientos de personas intersexuales en el mundo, se considera que el término intersexual es el adecuado para su uso, rechazando el de hermafroditismo o pseudohermafroditismo, usado hace algunos años en ámbitos médicos.

Lesbiana

Mujer que se siente atraída erótica y afectivamente por mujeres. Es una expresión alternativa a “homosexual”, que puede ser utilizada por las mujeres para enunciar o reivindicar su orientación sexual.

LGBTIQA

Siglas para referirse a las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales, Queer, Asexuales.

Pansexualidad

Capacidad de una persona de sentir atracción erótica afectiva hacia otra persona, con independencia del sexo, género, identidad de género, orientación sexual o roles sexuales, así como la capacidad de mantener relaciones íntimas y/o sexuales con ella.

Queer

Las personas queer, o quienes no se identifican con el binarismo de género, son aquellas que además de no identificarse y rechazar el género socialmente asignado a su sexo de nacimiento, tampoco se identifican con el otro género o con alguno en particular.

Dichas personas pueden manifestar, más que identidades fijas, expresiones y experiencias que: 1) se mueven entre un género y otro alternativamente; 2) se producen por la articulación de los dos géneros socialmente hegemónicos; 3) formulan nuevas alternativas de identidades, por lo que no habría, en sentido estricto, una transición que partiera de un sitio y buscara llegar al polo opuesto, como en el caso de las personas transexuales.

Las personas queer usualmente no aceptan que se les denomine con las palabras existentes que hacen alusión a hombres y mujeres, por ejemplo, en casos como “todos” o “todas”, “nosotros” o “nosotras”, o profesiones u oficios (doctoras o doctores), entre otras situaciones sino que demandan —en el caso del idioma español— que en dichas palabras, la última vocal (que hace referencia al género) se sustituya por las letras “e” o “x”, por ejemplo, “todes” o “todxs”, “nosotrxs”, “doctorxs”, etc.

Trans

Término paraguas utilizado para describir diferentes variantes de transgresión/transición/reafirmación de la identidad y/o expresiones de género (incluyendo personas transexuales, transgénero, travestis, drags, entre otras), cuyo denominador común es que el sexo asignado al nacer no concuerda con la identidad y/o expresiones de género de la persona.

Las personas trans construyen su identidad de género independientemente de intervenciones quirúrgicas o tratamientos médicos. Sin embargo, estas intervenciones pueden ser necesarias para la construcción de la identidad de género de las personas trans y de su bienestar.

Existe la tendencia, dentro del movimiento de personas trans en el ámbito internacional, a eliminar el nombramiento de las divisiones que tradicionalmente se mencionaban a su interior, es decir, el uso de las ttt, por el carácter patologizante y las consecuencias discriminadoras que conlleva.

Hay mujeres y hombres trans, de manera semejante a como existen mujeres y hombres cis, con las implicaciones correspondientes de acceso al disfrute de derechos, igualdad de oportunidades y de trato por lo que hace a la construcción de género, social y culturalmente condicionada.

  • Transexual

Las personas transexuales se sienten y se conciben a sí mismas como pertenecientes al género y al sexo opuestos a los que social y culturalmente se les asigna en función de su sexo de nacimiento, y que pueden optar por una intervención médica —hormonal, quirúrgica o ambas— para adecuar su apariencia física y corporalidad a su realidad psíquica, espiritual y social.

  • Transgénero

Las personas transgénero se sienten y se conciben a sí mismas como pertenecientes al género opuesto al que social y culturalmente se asigna a su sexo de nacimiento, y quienes, por lo general, sólo optan por una reasignación hormonal —sin llegar a la intervención quirúrgica de los órganos pélvicos sexuales internos y externos— para adecuar su apariencia física y corporalidad a su realidad psíquica, espiritual y social.

  • Travesti

Las personas travestis, en términos generales, son aquellas que gustan de presentar de manera transitoria o duradera una apariencia opuesta a la del género que socialmente se asigna a su sexo de nacimiento, mediante la utilización de prendas de vestir, actitudes y comportamientos.

Volviendo al tema es entonces el sujeto el que debe reconocer, tener acceso a la información y decidir autónomamente frente a los diferentes referentes en el mundo y su sentir personal y subjetivo. En el caso de Colombia en la Constitución vigente de 1991 en el Artículo 13 dice que: “Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica.”

Y es importante verlo desde la Ley, porque el mundo de las opiniones  no es el correcto para entenderla, sin embargo  estos derechos hoy día se restringen a mujeres, personas afrodescendientes, campesinos, clases bajas y personas que reconocen y se asumen como diversXs, el problema es que este bien para muchas personas que se continúe en esa restricción, proveniente inclusive de  quienes se identifican como LGBTIQA, pues es un forma de normativizar las relaciones homosexuales dentro de los mecanismos del patriarcado como la monogamia, con el matrimonio, que por otro lado ofrece beneficios de herencia, subsidios y salud, que es más bien una obligación del Estado.

Es precisamente eso lo que se debe entender, que no todos sentimos y pensamos el mundo de la misma manera, no todos se proyectan y se sueñan de la misma manera, y no por eso deben existir hitos y prejuicios basados en preconcepciones de no cumplir con los parámetros, de masculinidad y feminidad, que impidan el ejercicio de derechos, esto se ve en la falta de argumentos donde descalifican una visión autónoma y laica en el actuar y en la forma que se reconoce y buscan ser reconocidos los sujetos, que es precisamente eso, buscar el reconocimiento de autoridades diferentes a las inscritas obligatoriamente en la masculinidad o feminidad si no abrir el margen a la búsqueda personal e individual con el mismo respeto y protección de la ley que el de cualquiera persona.

Sin embargo la primera idea que surge después de este enunciado es (antinatural/biológicamente invisivilizado) pues dentro de esas normas de comportamiento, pensamiento, credo nunca se ha pensado la posibilidad de estar haciendo las cosas mal durante años, no existe un sentimiento de reconciliación, de respeto por los millones de personas víctimas de violencia en el mundo. El miedo a lo diferente no nos ha dejado avanzar hace más de 5.000 años, hoy necesitamos que la NASA, LA ONU, El estado, todas instituciones permeadas por un modelo “tradicional” hegemónico, nos inscriban en esa búsqueda de aprobación donde certifiquen, fichen y clasifiquen, permitiendo legalmente que nos sigan dividiendo. Pero no usando esa ley para darle derechos equitativos no de supremacía, a quienes históricamente buscaron una lucha de estatus, que fuera más amplio el de modelo de sueño gringo copiado a nuestra cultura, carro casa, familia perfecta de publicidad de gaseosa. y la realidad desdibujada por un ideal de consumo donde están inscritos los cuerpos, mentes y derechos de los participes.

 Todo lo que se necesita es respeto a la diferencia y sororidad, sin lugar a duda una dignificación a la feminidad  y una exaltación de lo femenino en lo masculino, entendiendo que somos cambiantes y ese es el camino, esta realidad enferma se puede transformar con conocimiento, no hablo de centralizar el “poder gay” ahora denominado por el “sistema opresor tradicional” cuando tiene que reconocer los derechos a quien no le parece, pero sí hablo de equilibrar la autonomía, participación y aporte a la construcción de civilización, de mundo, como sujetos sociales de derechos sin importar su identidad de género y menos sus prácticas sexuales y que ello lo defina, limite o catapulte.

Entonces, – ¿por qué la Ley protege solo un tipo de creencia?-. “La familia Tradicional”.

– ¡Eso de ser democráticos es la verraquera y muy conveniente! ¿No?-.

-Olvidaba lo mamerto que eras…

Entonces en esta familia “núcleo de la sociedad”, lo que realmente importa es que haya intención de dar apoyo afectivo y emocional, apoyo económico, transmisión de conocimientos y eso no tiene nada que ver con los cromosomas y el género. Es simplemente ampliar el modelo de familia, que existen y son reales, y yo conozco en este momento en Colombia más casos de familias monoparentales, madres cabeza de hogar o grupos de personas que deciden ser responsables de otros sujetos, (ya que todos necesitamos que nos enseñen y vivir en comunidad) que familias tradicionales, además de las grandes mentiras o pos verdades que ese modelo “tradicional” propone para la mujer, como seno de la sociedad sinónimo de sumisión, maternidad y consumo.

Pero cuando se habla del cuidado y la crianza, empeora la situación y se llega a decir que es UNA IMPOSICIÓN SOBRE TODO A LOS NIÑOS, – Ya que es terrible promulgar el respeto y nuestro artículo 13 de la Constitución.-  No ve que se nos vuelven también diversos (maricas o locas), como si eso fuera malo. El problema es que la diversidad sea reconocida como mala, y más en un país laico y democrático, así algunos aseguren que no es así, para que continúe el control y la exclusión; justificando que las leyes son imposiciones y no un legítimo derecho de cada individuo y además retomo una reivindicación social, como la protección de su integridad física y moral.

-Así que algunas opiniones terminan siendo discriminación PURA Y DURA.


Foto: iowastatedaily.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s